Historia

Ciertamente no se sabe con mucha claridad cual fue su origen, pero cuentan las leyendas que los antiguos celtas cuando encontraban un sitio con buenas energías levantaban un monolito que utilizaban como lugar de culto. Mas tarde, estos monolitos fueron utilizados como punto de asentamiento para levantar pequeñas ermitas cristianas.

Se supone que este fue el principio de San Marcial, donde podemos encontrar una capilla del S. XI, una de las más antiguas de la zona. Se dice también que era un lugar de paso para los peregrinos que hacían el Camino de Santiago. Se supone que allí empezó el primer asentamiento con una casa para el ermitaño que cuidaba la ermita. Tras esto se aprovecharían las tierras colindantes dedicándose a la agricultura y ganadería pasando de generación en generación hasta nuestros días

Lo cierto es que constituye uno de los asentamientos más antiguos del ayuntamiento. Una cosa muy curiosa que contaban los abuelos es que para tomar posesión el nuevo cura que venía al pueblo de Sin debía hacer la primera misa en esta capilla pues era de las más antiguas.

No hace tanto tiempo, escasamente 100 años, un excursionista francés que paso por aquí nos describió así:

Lucíen Briet principios del S. XX
Bellezas del Alto Aragón

"Un granero surge en una altura dominando la entrada de un barranco. No confundirlo con San Marcial, que el camino deja a un lado, construido sobre una terraza que lo oculta. San Marcial consiste en una casa acompañada de edificios rurales y de una capilla muy antigua, la primera edificación que parece se hizo en un perímetro de muchas leguas. Un diminuto cementerio cubierto de hiedra precede a esta capilla; no hay losas que indiquen las sepulturas. En el interior del santuario se ven algunos bancos colocados delante de un altar en el que el santo figura entre dos acólitos. En cuanto a la casa, habitada por su propietario Joaquín Gabas, tiene bonitos alrededores, que llegan hasta el otro lado del río, el cual, en este sitio, puede fácilmente vadearse con solo remangarse el pantalón a la rodilla; desde la ventana de la habitación principal se ofrece una soberbia vista sobre la garganta de las Devotas, entre cuyos muros se encuentra la Peña Montañesa. El Cinca vuelve a tomar su dirección meridional. Se pasa ante el barranco de San Marcial, Después por delante de San Andrés en cuyo fondo se ve enorme y brillante masa roqueña; estos dos barrancos vierten cada uno un filete de agua y terminan en la collada de Tella. La cuenca de San Marcial, al atravesarla, afecta cierta amplitud. Se descubre en ella algo de horticultura. En su extremidad las montañas se aproximan forman verdaderas termopilas, donde el torrente se abisma".

Vista de Lucíen Briet por el antiguo camino de Bielsa a Tella

"En el fondo del valle serpentea el torrente y una hoz separa las dos cuencas de Salinas y de San Marcial, teniendo esta última la forma de un ocho largo y aplastado; en su extremidad el paso de las Devotas se desliza entre los escarpes de las Peñas de las Devotas y los muros del Mataire, estribación de la punta Llerga".

Años después las compañías eléctricas hicieron el paso de Las Devotas, dando comunicación rodada a esta zona, lo que supuso todo un avance, pero cambiaron la orografía del paisaje - dejando canales abiertos - lo cual dió lugar a cambios importantes en la forma de aprovechamiento de la naturaleza, pues los animales morían al no poder salir de ellos cuando los intentaban pasar; el cultivo de cereal y el campo dejaba de ser rentable… empezaban años duros.

Tras esto la Guerra Civil hizo abandonar las tierras durante unos meses teniendo que partir al país vecino. El retorno fue difícil, y supuso volver a empezar de nuevo desde el principio.

Ya serían mediados de los años 60 cuando una nueva forma de vida llegaba a nuestras tierras: el turismo: Ingleses con ganas de conocer lo que había a este lado de los Pirineos empezaban a venir a nuestra casa; luego fueron españoles, y más tarde se abrió el túnel de Bielsa, una nueva vía de comunicación rodada, dando entrada a los ciudadanos franceses y europeos. San Marcial es fonda desde hace mas de 40 años, pero su entorno natural privilegiado y la permanencia de la vida rural, con el huerto, los pastos y el ganado que conservamos en nuestras tierras hace que sea un magnífico exponente de lo que actualmente se denomina Turismo Rural.

Para cualquier duda, sugerencia, presupuesto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Contactenos